Un coworking en la Rambla de Catalunya

18 mayo, 2017 17:00

Son las 9:00. Suelo ir sin reloj por la vida, pero las campanas de la parroquia de Sant Ramon de Penyafort me acaban de anunciar que ha llegado el momento de subir las escaleras y abrir la puerta de mi trabajo, de mi espacio de trabajo, de mi coworking.

Hace unos años alguien me habló de la existencia de unos espacios en la ciudad donde podías alquilar mesas y trabajar de forma independiente. Yo que llevo temporadas siendo autónomo pensé que sería una buena idea probar uno de estos espacios para ver si conseguía desconectar de mi hogar y conocer a gente.

Y así fue como empecé a buscar espacios de coworking. Busqué, busqué y busqué. Valoré distintos factores: localización, tranquilidad, atención, luminosidad, presencia de salas de reunión, perfil de los coworkers… Y logré dar con el que tenía lo que buscaba.

Solo abrir la puerta me encontré con dos brillantes sonrisas que ahora solucionan cualquier problema que surge y atienden a mis visitas de la mejor forma posible, ofreciendo una imagen de solidez para mi empresa. Además, tengo domiciliada mi compañía en la dirección Rambla de Catalunya, 125, factor decisivo en mi aumento de caché.

Uno de los momentos más decisivos de mi vida profesional fue cuando entré por primera vez en Meet BCN. Desde entonces mi hogar es mi hogar, mi espacio de desconexión y dedicado exclusivamente a mi familia. Por otro lado, he aumentado mi red de contactos y construido sinergias profesionales gracias a los coworkers con los que comparto espacio de trabajo. Y, finalmente, he conocido gente estupenda con quien compartir momentos y experiencias. Las comidas de lunes a viernes tienen un sabor especial, y es gracias a todas estas personas con las que comparto mesa.

¡Viva el coworking! ¡Viva Meet BCN!

Leave a Reply